martes, 7 de abril de 2015

LOS RADIOAFICIONADOS EN LA PRENSA

A principios de los 90 alcanzaron en España su máximo esplendor. En el final de esa década comenzaron a dejar de brillar. La radioafición pasa ahora por momentos complicados debido a la paulatina aparición de móviles, chats y otras formas de comunicarse que, de alguna manera, han “mordido” el terreno labrado por los aficionados a esta forma de comunicarse. « Hay gente que utilizaba la radioafición como un móvil y cuando se extendieron las terminales, eso se apagó, antes los chats eran las conversaciones por radio y claro, también bajaron en cuanto aparecieron por internet», explica Jose María Grima, presidente de la Unión de Radioaficionados Españoles (URE) Valencia, cuya sede se encuentra en la UPV junto al RadioClub.
Cerca de 200 personas hay asociadas en Valencia en la delegación municipal de la URE. En la provincia son 1.500 radioaficionados. A nivel nacional uno de cada tres están asociados a este organismo. Pero se están perdiendo asociados a una media de un 5% anual. «El radioaficionado hoy es un ser estoico que le gusta disfrutar de las ondas, la conversación , y experimentar, porque no solo es hablar por la radio, sino también montar equipos, hacer pruebas, para lo que hace falta tener autorización de Telecomunicaciones», sostiene Grima.
Aunque internet sesgó el auge de estos amantes de las ondas, lo cierto es que también aporta algo positivo en su aplicación. «Hay equipos que tienen tecnología digital, accedemos a los repetidores y si tenemos radio enlace y conexión a internet, esa conversación se mete por la red y cualquier otro repetidor del mundo puede sacar esa información», comenta Grima.
Actividades en el exterior, talleres en el Museo Príncipe Felipe y otras acciones intentan que perdure esta afición que se mueve en las áreas de formación, la experimentación y en de las antenas. «Jamás se acaba de aprender en este campo, podríamos estar hablando infinitamente de este tema de las antenas, esto al final es si motero se montase una moto con sus propias manos, es impagable», exclama Jose Mª.

Fuente: Lasprovincias.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario