domingo, 1 de marzo de 2015

HOMENAJE A COMPONENTES DE REMER OURENSE

Hubo una época, no hace mucho tiempo, en que la radio era uno de los pasatiempos de éxito entre los jóvenes. Comunicarse a través de las ondas con otros radioaficionados a una larga distancia resultaba un ejercicio placentero, abierto a la experimentación y a través del que se podía conocer fácilmente a otras personas e intercambiar experiencias con ellas.

El descubrimiento de la radio como un instrumento mediante el que comunicar con eficacia cualquier incidencia fue visto con buenos ojos por Protección Civil, que a comienzos de la década de los ochenta incorporó a este equipo de radioaficionados -distribuidos por distintos puntos de la provincia- y los englobó dentro de la llamada Red Radio de Emergencia de Protección Civil (Remer), que desde entonces ha asumido las tareas de conectar los mandos y distintos servicios coordinados de Protección Civil y de complementar el Servicio de Alerta.

Han pasado tres décadas desde la constitución de esta unidad de voluntarios, por la que han pasado decenas de personas a lo largo de los años, y ayer fue el día escogido por la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, dependiente del Ministerio de Interior, para homenajear a los colaboradores de Remer más veteranos, en un acto celebrado en el salón del trono de la Subdelegación del Gobierno.

Ángel Saa (30 años de trabajo), Juan Francisco Mosquera (25 años), Camilo Cid (25 años), Concepción José (20 años) y José García (15 años) recibieron sendos diplomas de reconocimiento a este trabajo desinteresado, con la presencia del subdelegado del Gobierno, Roberto Castro; el delegado territorial de la Xunta, Rogelio Martínez; y autoridades y representantes de las Fuerzas de Seguridad del Estado en Ourense.

Roberto Castro quiso destacar en su discurso el papel de la radio, que además de tratarse de un elemento capaz de estimular la imaginación de los más jóvenes, "é un mecanismo fundamental dende a óptica de servizo público", cuya función "é recoñecida e apreciada polas autoridades reguladoras responsables da xestión do espectro de radiofrecuencias". El subdelegado del Gobierno también aplaudió el "papel importante que desenvolve este grupo de homes e mulleres respecto á seguridade das persoas".

Una vocación sin renovación
En la actualidad, la Red Remer cuenta en sus filas con un total de 64 miembros, una cifra muy superior a los diez radioaficionados que comenzaron su andanza 30 años atrás. Ángel Saa, el más veterano del grupo, recuerda que "todo comezou unha vez rematamos un curso de código morse, que era o que se empregaba por aquel entón".

"Cando había un temporal ou algunha alerta, nós estabamos atentos coas emisoras, por se acaso pasaba algo", hace memoria el miembro de Remer ayer homenajeado. Por aquel entonces, el equipo contaba únicamente con un repetidor de radio ubicado en Cabeza de Manzaneda, "pero hoxe os medios son moito mellores, e a técnica avanzou moito; xa non é o de antes".

Los largos años de trabajo voluntario han sido difíciles de compatibilizar con las exigencias laborales y familiares de los miembros de la Red, de ahí que hayan sido muchos los que han ido causando baja con el paso del tiempo. Ángel Saa lamenta que la llegada de una nueva generación de radioaficionados que pueda dar continuidad a este importante trabajo se está complicando. "A xuventude xa non vai por estes temas, prefire outros como as discotectas", explica, pero defiende que "a radio é preciosa, e a xente de hoxe en día non logra meterse neste mundo"

No hay comentarios:

Publicar un comentario